23 diciembre 2020

Una Navidad diferente


“Vuelve, a casa vuelve por Navidad.” Estas palabras, que han sido el lema de una famosa marca de turrón durante los últimos 40 años en España, no se oirán en el 2020. Porque este año, para muchos, volver a casa por Navidad es un reto sanitario y humano. Y todavía más para los que residen en otros países. 

Este es el caso de muchos de los becarios de la Fundación ”la Caixa”, una comunidad internacional de más de 5.000 personas, cuya experiencia durante estas fechas será muy diferente a la de otros años. 

Para acercarnos a diferentes realidades, hemos hablado con dos becarios de la Fundación ”la Caixa” para que nos cuenten, desde su perspectiva geográfica y laboral, cómo están viviendo esta circunstancia excepcional. 

The end is in sight, o la luz al final del túnel

María José Viñas, responsable de la comunicación en español de la NASA, con sede en Estados Unidos, es una de las muchas personas que no podrá volver a España en estas fechas tan destacadas. “Es la primera vez en mi vida que no pasaré las Navidades allí. Es duro, pero no quiero arriesgar la salud de mi familia. Y como dicen aquí: The end is in sight”.

María José Viñas García

En Estados Unidos ya han empezado a distribuir la vacuna, pero tendrán que pasar varios meses hasta que el país recobre poco a poco la “vieja normalidad”. Es por eso que este año, por prudencia, más allá de los encuentros virtuales, María José tampoco celebrará estas fiestas con amigos ni compañeros de su país de acogida. Al contrario que otros años en otras fechas destacadas. “Mi primer Día de Acción de Gracias lo pasé con algunos miembros de la cohorte de 2006 de becarios en Estados Unidos. Nos hicimos muy amigos, tanto durante la preparación como en la orientación que tuvimos en Indiana”. 

Ese año (2006), al recibir la beca de la Fundación ”la Caixa”, la carrera de María José dio el salto que la llevaría, años más tarde, a trabajar en la reputada institución. “La beca me permitió cursar estudios de comunicación científica que combinaron mis dos licenciaturas: veterinaria y periodismo. Todavía recuerdo el shock al ver mi nombre entre los seleccionados. Fue una mezcla de emoción, orgullo, incredulidad y la sensación de que mi vida estaba a punto de cambiar”.

Actualmente, se encarga de supervisar la relación con medios de comunicación hispanohablantes en Estados Unidos y otros países, de gestionar las cuentas de redes sociales de la NASA en español y de coordinar programas en vivo, entre otros. “A pesar de ser un año complicado, hemos conseguido sacar adelante muchísimos proyectos. Por ejemplo, hemos lanzado una nueva misión a Marte: Marte 2020, que incluye el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity; un nuevo satélite de monitoreo de los niveles del mar; y misiones tripuladas con nuestro socio comercial SpaceX, además de conseguir recoger muestras del asteroide Bennu y mucho más. En la parte de difusión, publicamos NASA at Home, una plataforma con información y actividades que se pueden hacer desde casa, con el objetivo de acercar la ciencia de la NASA a todo el mundo, incluso si están en aislamiento”. 

Viñas reconoce que no ha sido fácil, pero que la voluntad de salir adelante y trabajar en un equipo acostumbrado a enfrentarse a retos ha ayudado. “Ha sido un año con mucho estrés, pero la NASA está acostumbrada a buscar soluciones a desafíos inesperados, así que eso es lo que hicimos”, comenta. “¡Resulta que podemos encontrar maneras innovadoras de ser muy eficientes en esta nueva configuración laboral!”. 

Atrapado en casa

La historia de Luis Galán, CEO y fundador de 2OPEN —empresa dedicada al comercio electrónico y el marketing digital en el mercado chino— es muy diferente. A principios de año, junto a su familia, regresó a Madrid para celebrar la Navidad y el Año Chino en España. Aquí les pilló el estallido de la crisis del coronavirus y, pese a ser residente en el país chino y tener allí su filial, todavía no ha podido volver. “Estas Navidades serán extrañas. Para los que vivimos fuera, esta es una buena oportunidad para mantener los vínculos con la familia y allegados de nuestro país de acogida”.

Luis Salvador Galán Lozano

Sin embargo, y pese a las circunstancias, se presenta optimista de cara al futuro. “Sin lugar a duda, en el 2021 volveré a China. Mi compromiso con el mercado, la sociedad y el país es probablemente para toda la vida”. 

La carrera de Galán despegó en el año 2009, tras cursar un MBA en la escuela de negocios CEIBS, en Shanghái, gracias a una beca de la Fundación ”la Caixa”. “Fue una oportunidad personal importantísima. Si no hubiera sido por esta ayuda, ni por asomo habría podido estudiar en una escuela como esta”. Desde entonces, asegura que está cumpliendo el objetivo con el que la solicitó: “Ayudar a empresas internacionales a generar y mantener ventaja competitiva en el mercado chino vía promoción e inteligencia de negocio”.

Actualmente, su empresa es sólida y Galán asegura que este año, a pesar de haber sido duro, la pandemia ha empujado muchísimo el sector de la venta on-line. “Aunque principalmente fuera de China, puesto que la penetración de la venta on-line en el país ya era altísima antes de este período”, comenta. 

Para Luis, seguir trabajando a pesar de las circunstancias es toda una oportunidad y a la vez una obligación y una responsabilidad hacia los que confían en ellos. “Este mundo de fragilidad y volatilidad nos puede hacer sentir inanes y vacíos. Las empresas sobreviviremos si encontramos un rol que ayude al ser humano en este entorno”, concluye.